Make your own free website on Tripod.com

Jordan, un tipo con mucha química
Atrás Principal Arriba Adelante

 

Michael Jordan, un tipo con mucha química

Por Plinio Sosa

Nunca antes habían sufrido cambios tan violentos y repentinos. Sus partes, aburridamente idénticas, fueron sometidas en un solo instante a la tortura del potro más extrema que se pueda imaginar. Una y otra vez, cada molécula, cada fibra, de los zapatos tenis, fue comprimida y luego estirada varias veces respecto a su tamaño original. De pronto el isopreno de la suela recibió un impacto brutal y su entramado polimérico se contrajo a su mínimo volumen. Los 20 huesos y los 30 músculos del pie derecho de Michael se acercaron lo más posible al centro de la Tierra y luego él salió volando.

Querer empujar un planeta entero, cuesta. Por eso, en el interior de Michael también hubo tortura. El glucógeno, largamente almacenado en sus músculos, fue totalmente mutilado. La inmensa cadena dejó de existir y en su lugar quedaron, inermes, los eslabones. Y éstos, a su vez, fueron quemados. La rítmica respiración de Mike introdujo el oxígeno necesario. Seis moléculas de oxígeno por cada glucosa (los eslabones) proporcionaron toda la energía posible. Sólo quedaron "cenizas": agua y bióxido de carbono. La extensa piel de Michael, incluida la que cubre su famoso cráneo, se perló de sudor. Y por su nariz salió discretamente el superfluo gas.

Pero no fue suficiente. Alejarse de la inconcebible atracción de La Tierra, requiere mucha más energía. Para eso, para extraerla, en lo que llegaba la siguiente remesa de oxígeno, billones de billones de glucosas fueron partidas por la mitad. Los residuos, las moléculas de ácido láctico, se quedaron agazapadas en los músculos de Mike para recordarle luego, con dolor, su osadía.

Ágil como una pantera, Michael izó el balón y, sin más, lo proyectó contra el tablero. Las primeras en recibir el impacto fueron las fibrosas y entrecruzadas moléculas de colágeno del recubrimiento de cuero. Luego, el temblor viajó hacia el interior. Las moléculas de poli-isopreno lo sintieron. Las de nylon, en seguida y las de poli-isobutileno después, también. Un instante, nada más un instante. Orgullosas moléculas gigantes formando redes a lo largo y a lo ancho de la esfera, se sintieron aplastadas, deformadas y -¿por qué no decirlo?- deprimidas.

Enseguida esa telaraña molecular recuperó su forma esférica y entonces regresó. La Tierra la reclamaba a su superficie. Pero demasiado tarde, porque el balón no cayó por donde había subido, sino que pasó por el lugar en que una red de átomos metálicos dibujaba una circunferencia en el aire. Demasiado tarde porque Michael Jordan había permanecido flotando, ya, toda una eternidad. Y demasiado tarde, también, porque un momento después se podía leer en el marcador:

Michael Jordan 1

Isaac Newton 0

Los tenis

La suela de los tenis es de hule, una sustancia natural que se obtiene de un arbusto (el guayule) y de un árbol (el Hevea brasiliensis). El hule es un polímero o, mejor dicho, es una sustancia polimérica formada por largas moléculas con forma de cuerda. La palabra polímero viene de dos palabras griegas: poli, que significa muchos y mero, que significa parte. Un polímero es una enorme molécula formada por partes que se repiten y una sustancia polimérica es aquella cuyas moléculas son polímeros. En el hule, la parte que se repite es el isopreno: H2C=CH-C(CH3)=CH2. Las moléculas del hule son, por tanto, moléculas de poli-isopreno. El hule es un material extraordinario. Se puede estirar hasta diez veces su tamaño sin romperse, se puede moldear y además es impermeable al aire y al agua.

La respiración

El glucógeno es un polímero que se encuentra en el interior de nuestros cuerpos. Sus moléculas son largas y ramificadas cadenas de fragmentos de glucosa. Estos fragmentos son las partes que se repiten. La glucosa, C6H12O6, al igual que cualquier otro azúcar o carbohidrato, se usa como combustible para proporcionar energía al organismo, mediante una reacción química en la que se combina con el oxígeno que respiramos:

C6H12O6 + 6O2 ------ 6CO2 + 6H2O + energía

Una reacción química es un proceso en el que unas sustancias se transforman en otras. Cuando las nuevas sustancias (los productos) tienen menor contenido energético que las originales (los reactivos) sobra una cierta cantidad de energía. La combustión es un ejemplo de este tipo: sustancias con alto contenido energético (los combustibles) que, al combinarse con el oxígeno, se transforman en sustancias con bajo contenido energético (agua y bióxido de carbono). La energía sobrante se libera en forma de luz y calor.

Los músculos

Cuando el oxígeno que respiramos no alcanza para generar la cantidad de energía suficiente (mientras realizamos grandes esfuerzos físicos, por ejemplo), las células musculares se ven obligadas a usar una reacción completamente diferente que consiste en romper a la mitad cada molécula de glucosa en dos moléculas de ácido láctico:

C6H12O6 ------ 2C3H6O3 + energía

Este proceso, conocido como respiración anaeróbica, proporciona menos energía por cada molécula de glucosa comparado con el de la respiración aeróbica donde participa el oxígeno. El ácido láctico que queda en los músculos como residuo de la respiración anaeróbica produce dolor al cabo de unas horas, las famosas "agujetas" que todos hemos sentido después de realizar algún esfuerzo al que no estamos acostumbrados.

El balón

Los balones de basquetbol se fabrican en tres o cuatro etapas:

  1. Se construye una especie de bolsa esférica hecha de hule sintético, compuesto principalmente de isobutileno, (CH3)C=CH2, y un poco de isopreno (cerca de 2 %).
  2. La bolsa de hule se envuelve con varios miles de metros de cuerda hecha de nylon, un polímero totalmente sintético que se prepara a partir de hexametilén-diamina y ácido adípico.
  3. El balón que queda se cubre con otra capa de hule (puede ser natural, sintético o una mezcla de ambos) y luego se vulcaniza, dándole así su apariencia final. La vulcanización es una reacción química entre el hule y el azufre que produce entrecruzamientos al unir entre sí las largas cadenas del polímero, y es lo que da al hule su gran fuerza y elasticidad, y permite el "bote" del balón.
  4. A los balones de lujo se les pega además una elegante superficie de piel. El curtido de pieles da un resultado análogo al de la vulcanización. El cuero crudo se convierte en piel curtida cuando se establecen uniones entre sus largas y fibrosas macromoléculas de proteína (llamadas colágeno). El curtido de pieles involucra también una transformación química.

El desayuno de Jordan

Para obtener la máxima energía durante el juego, Michael Jordan desayunó spaghetti. Este sabroso alimento contiene almidón, el cual es un polisacárido, muy similar al glucógeno, que se descompone fácilmente en las pequeñas moléculas de glucosa. Estas moléculas son de un alto contenido energético porque fácilmente pueden reaccionar y convertirse en sustancias muy estables como el dióxido de carbono y el agua. Contrariamente a lo que se cree, la energía se libera, no mientras se rompen los enlaces de la glucosa, sino cuando se forman los enlaces del dióxido de carbono y el agua.

Newton

Todos los cuerpos se atraen entre sí con una fuerza que es directamente proporcional al producto de sus masas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que los separa. Esta es una ley de la naturaleza, la ley de la gravitación universal, y fue descubierta por uno de los más grandes genios de la humanidad: Sir Isaac Newton.

 ¿cómoves?, 2000, 2 (24) 17-19

 

frontpag.gif (9866 bytes)

Atrás Principal Arriba Adelante